lunes, 28 de mayo de 2012

Facebook y Twitter ayudan a extender la democracia y los Derechos Humanos?


Traducido por Alvin Reyes para El Mundo Segun Bauman

La reacción oficial del establishment  Americano a las protestas de la juventud iraní  en las calles de Teherán contra las elecciones fraudulentas de junio de 2009 se pareció bastante a una campaña comercial a favor de Facebook, Google o Twitter. Supongo que algún periodista de investigación debió haber suministrado pruebas de peso que soportaran tal impresión.
El Wall Street Journal pontificaba: "esto no ocurriría sin Twitter"! Andrew Sullivan, un influyente y bien informado  “Américan blogger”, se refirió a Twitter como "la herramienta fundamental para la organización de la resistencia en Irán", mientras que el venerable  Nueva York Times se deshizo en elogios, anunciando un combate entre "matones disparando balas" y "los manifestantes disparando tweets '. En su discurso del 21 de enero del 2010 sobre “La libertad en Internet” Hillary Clinton habló del nacimiento del "samizdat (1) de nuestros días" y proclamó la necesidad de "poner estas herramientas  en manos de la gente para que  todo el mundo que los utilice para hacer avanzar  la democracia y los derechos humanos ". "La libertad de información", opinó, "favorece la paz y la seguridad que proporcionan la base para el progreso global". (Permítanme anotar que muy poca había pasado  agua bajo los puentes del Potomac  antes de que la elite política de Estados Unidos empezara a  exigir restricciones a WikiLeaks y una pena de prisión para su fundador).
Ed Pilkington, recuerda Marcos Pfeiffe, un asesor de George Bush, quien nominó a Twitter para el Premio Nobel, y cita a Jared Cohen, un funcionario en el departamento de Estado de EE.UU., quien describió Facebook como "uno de los mejores instrumentos para el desarrollo de  la democracia que  el mundo jamás haya visto" . Para decirlo en pocas palabras: Jack Dorsey, Mark Zuckerberg y sus compañeros de armas son los generales de avanzada de los ejércitos  de la democracia y de los derechos  humanos y todos nosotros, Twitter y el envío de mensajes por Facebook, son sus soldados.  El medio es de hecho el mensaje - y el mensaje de los medios de comunicación digital es la "cortina de la información " descubriendo así un nuevo planeta donde el poder sera para el pueblo y a favor de los derechos humanos universales.
A los políticos americanos y a la elite que forja la opinión pública no les hace sentido que  Evgeny Morozov, un joven estudiante de 26 años recién llegado de Bielorrusia los haya condenado y ridiculizado en un libro recién publicado titulado  “Engaño en la Red”.Entre muchos otros puntos Morozov pudo exponer a lo largo de  las cuatrocientas páginas del estudio que, según Al-Jazeera, no había más que 60 cuentas de Twitter activas en Teherán, por lo que los organizadores de las demostraciones usaron técnicas más pasadas de moda para llamar la atención como la realización de llamadas telefónicas o tocando a las puertas de los vecinos; pero que los gobernantes  de Irán, no menos conocedores de internet que despiadados e inescrupulosos, buscaron en  Facebook encontrando los enlaces a los disidentes más conocidos, utilizando la información para aislar, encarcelar y debilitar a los posibles líderes de la revuelta-y cortar el desafío democrático a la autocracia (si alguna vez hubo uno). Y existen muchas y diferentes maneras en que los regímenes autoritarios pueden utilizar el Internet para su propio beneficio, señala Morozov.
Para empezar, las redes sociales ofrecen una forma más barata, más rápida, más completa y más fácil en conjunto para identificar y localizar a los disidentes actuales o potenciales que cualquiera de los instrumentos tradicionales de vigilancia. Y como David Lyon argumenta y trata de mostrar en nuestro estudio conjunto (Vigilancia Liquida), la vigilancia a través de las redes-sociales-se hace de manera mucho más eficaz gracias a la colaboración de las víctimas.
Vivimos en una sociedad confesional,  se promueve la  auto-exposición pública como la prueba más importante de la existencia social. Millones de usuarios de Facebook compiten entre sí para divulgar y poner en conocimiento público los aspectos más íntimos e inaccesibles de su identidad, las relaciones sociales, los pensamientos, sentimientos y actividades. Las redes sociales son campos de una forma voluntaria de vigilancia, haciendo más fácil el trabajo  de los organismos especializados de espionaje y detección.
Un golpe de suerte para cada dictador y sus servicios secretos - y un complemento excepcional a las numerosas instituciones de la sociedad democrática que tienen que  ver con la prevención de los no deseados y los que no lo merecen es decir todos aquellos que se comportan o es probable que se comportan comme il faut pas n'est. Uno de los capítulos del libro de Morozov se titula "¿Por qué la KGB quiere que te unas a Facebook".
Morozov descubre las muchas maneras en que los regímenes autoritarios pueden derrotar a los luchadores por la libertad en su propio campo de juego, usando la tecnología que los apóstoles y panegiristas de la ayuda de  internet a las democracias han puestos sus esperanzas. No hay nada nuevo aquí, las Viejas tecnologías, nos recuerda un artículo de The Economist, fueron utilizadas en el pasado por dictadores para pacificar y desarmar sus víctimas: La investigación muestra como en Alemania del este los usuarios de la televisión occidental eran menos críticos con el régimen.En cuanto a los sin duda mucho más potentes  medios de  la informática digital ", el Internet ha proporcionado tantas opciones de entretenimiento barato y fácilmente disponible para aquellos que viven bajo regímenes autoritarios que se ha vuelto considerablemente más difícil que la gente se interese por la política."Esto significa que a menos que la política sea capaz de reciclarse en algo confortable, lleno de ruido, sin furia, algo sin dientes, algo practicado por una generación de activistas “que creen que cliquear peticiones de Facebook es un acto político” se disipará toda la energía en miles de distracciones, cada una diseñada para el consumo instantáneo, con internet como el señor supremo de la producción y eliminación de cada día.
Con la desconfianza popular hacia los poderes que se está extendiendo y profundizando y la creencia de que el internet tiene el potencial de dar el poder a la gente, a través del esfuerzo de marketing de  Silicon Valley  los discursos al estilo Hillary Clinton  son recitados y  difundidos por miles de oficinas académicas, no es una sorpresa que la propaganda progubernamental  tenga mayor chance de ser escuchada y absorbida por los usuarios de internet. Los dirigentes más inteligentes saben esto, después de todos hay muchos expertos en informática dispuestos a venderse al mejor postor.
Hugo Chávez está en Twitter y tiene al parecer medio millón de amigos en Facebook. Mientras que en China hay aparentemente un verdadero ejército de los bloggers subsidiados por el gobierno, (comúnmente bautizados como "el partido de 50 centavos de dólar" al recibir 50 centavos de dólar por cada entrada). Morozov sigue recordando a sus lectores que - como Pat Kane dice - "el servicio patriótico puede ser tanto una motivación para los jóvenes como el anarquismo bohemio de Assange y sus amigos". Los hackers también pueden con el mismo entusiasmo y con la misma  buena voluntad y sinceridad inscribirse en una nueva "Transparencia Internacional" como en unas nuevas "Brigadas Rojas". El Internet apoyará ambas opciones con idéntica ecuanimidad.
Es una historia vieja, muy vieja, contada de nuevo: se puede utilizar hachas para cortar leña o cortar cabezas. La elección no pertenece a las hachas, sino a aquellos que las sostienen. Independientemente de las decisiones de los usuarios a las hachas no les importa. La tecnología no representa un avance en los derechos humanos.
(1) Samizdat (en ruso самиздат y en ucraniano самвидав, transliterado samvidav) fue la copia y distribución clandestina de literatura prohibida por el régimen soviético y, por extensión, también por los gobiernos comunistas de Europa Oriental (Bloque del Este) durante la denominada Guerra Fría. De esa manera, muchas veces los disidentes lograban sortear la fuerte censura política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario